Leonardo Da Vinci y el Vitruvian

El Hombre de Vitruvio quizás sea la obra más famosa de Leonardo da Vinci, que desde hace siglos ha generado la admiración de innumerables artistas e investigadores que encuentran en ella información subjetiva clave para nuestro desarrollo espiritual.



Perfil de un genio


Soy plenamente consciente de lo complejo que es abordar la obra y todo lo referente al legado de Leonardo da Vinci por la diversidad de intereses que lo han movilizado toda su vida, llegando a ser ¨el maestro¨ que conocemos hoy día y sigue inspirando a muchos en la búsqueda incansable del saber, pero no desde el intelecto… sino desde la comprensión de la naturaleza y sus leyes, donde el humano fue perdiendo relación en busca del confort y ¨la modernidad.¨

Es importante destacar que Leonardo no fue un intelectual formado académicamente. Fue hijo ilegítimo de un notario, por lo que no recibió la educación que le hubiera correspondido, probablemente supo poco latín y griego, claramente sobresalió por su alta capacidad de estudio, experimentación desde su enfoque interdisciplinario, hoy se consideraría una ¨creativo sin límites¨. Podemos afirmar que no hay áreas de la ciencia y el arte en su época que no haya profundizado y hecho nuevos aportes a disciplinas tan diferentes y en algunos casos ni siquiera existían en su época.

Muchos ya sabrán que incursionó en áreas muy disímiles como la pintura, la cocina, la música, la arquitectura, la ingeniería, la alquimia y un largo etc. Fue un inventor genial, anticipándose cientos de años a artefactos que hoy son parte de nuestra cultura, por otro lado nos ha legado mucha información simbólica en algunas de sus obras generando un halo de misterio que ha perdurado hasta nuestros días.

En este post te invito a recorrer algunos aspectos no tan conocidos de este genio universal.


El Renacimiento de las artes y ciencias


El ¨renacer¨ de las ciencias y las artes fue un momento clave en la historia de la sociedad euroea que ha influenciado a toda la humanidad, donde aquellas respuestas que el humano siempre buscó ya no eran censuradas ni reducidas una ¨fe¨ dogmática, ya escribiré en otro post el verdadero sentido que tenía en su origen, más allá de lo que entendemos como ¨fe devocional¨ incuestionable, que la iglesia ha promovido como única respuesta a sus feligreses. Pero sigamos con nuestro recorrido hacia el Vitruvian de Leonardo, el cual atesora muchos secretos y misterios dignos de una película ;-).

Es importante comprender el contexto histórico donde se desenvolvió Leonardo, siendo el renacimiento europeo un momento clave en el resurgir del conocimiento ¨antiguo¨ olvidado y ocultado por distintos motivos, este fue el período en el que muchos artistas y científicos comenzaban a re-descubrir aquel viejo precepto de ver al Ser Humano como Medida y como un Símbolo en sí mismo.

En este período los conceptos de micro y macrocosmos conocido por el esoterismo de antaño, ya comenzaba a ser visto con nuevos ojos por un puñado de personas de éste momento histórico, donde artistas, místicos y científicos (muchas veces estos ¨buscadores¨ reunían estas tres condiciones) lograron mantener una visión integrada de la naturaleza humana, no como ha hecho el saber científico moderno de separar en estancos cada área del conocimientos desarticulando el sentido mismo del ¨saber¨ que permite al humano trascender sus propios límites. Quizás, a mi humilde entender, esa fue la estrategia… separar los fragmentos del ¨saber¨ en áreas que aparentemente eran opuestas, cuando nunca lo fueron. Por esta razón, la gnosis es clave en el ser que despierta y reconoce las claves de su propia evolución.


Síntesis del conocimiento antiguo


Si bien Leonardo fue un gran inventor y precursor en innumerables áreas adelantándose a su tiempo en muchas de sus creaciones, también ha sido un investigador de fuentes de conocimientos antiguos, en las más diversas disciplinas, esto significó que llegó a reunir un saber convergente en su contexto histórico, estableciendo un ¨estado del arte¨ en las distintas áreas del saber que incursionó, como lo demuestra su obra; el Hombre de Vitruvio que conocemos hoy, logrando definir un nuevo canon de proporción, manteniendo las claves herméticas del Ser como templo y como símbolo.


Lo cierto, es que el concepto del hombre microcósmico no era nueva, existían distintas representaciones artísticas del antropocentrismo que establecía al ¨humano como centro del universo¨ desde hacía siglos. Leonardo estudió las obras de Cornelius Agrippa, Durero, Marco Vitruvio, Cesariano, Juan de Arfe, Ghiberti, Di Giorgio, Lázaro de Velasco, entre otros, logrando enriquecerlas aportando nuevas pautas de proporción, simetría e información simbólica que abordaremos desde una nueva perspectiva, logrando una nueva síntesis de arte y conocimiento integradas, siendo fundamentales en el desarrollo espiritual.


Marco Vitruvio y las proporciones del templo


Marco Vitruvio Polión fue un arquitecto romano contemporáneo de Augusto, expuso en 10 libros los conocimientos teóricos y la práctica arquitectónica de su época, especificando los tipos de materiales apropiados para la construcción de edificios, obras públicas, etc. incluyendo hasta las pautas para la construcción de un templo que es posible encontrar en el capítulo 1 del libro 3, el cual debe estar basado en una simetría y proporción específica, al igual que el cuerpo humano en relación con la naturaleza y el cosmos, detallando de esta manera una cantidad de ítems claves que Leonardo representó y enriqueció artísticamente en lo que conocemos hoy como el ¨Vitruvian¨ también como el Hombre de Vitruvio, podemos entender esto como un merecido homenaje a quien lo inspiró en esta obra.

Marco Vitruvio aplicó sus conocimientos de arquitectura para intentar definir el hombre perfecto a través de la simetría. Encontramos referecnias de su legado, en estas frases que motivaron a Leonardo;

¨El cuerpo del hombre está proporcionado de acuerdo con la geometría y las matemáticas¨...

¨Estas proporciones, aplicadas a la arquitectura, producirán edificios perfectos¨...

¨La simetría o proporción es una concordancia uniforme entre la obra entera y sus miembros, y una correspondencia de cada una de las partes separadamente con toda la obra...¨


Sin dudas Da Vinci ha tomado estas referencias que lo inspiraron, para después añadir sus propias reglas en su ¨canon de ferfección¨ que encontramos en su famoso dibujo del Vitruvian.


El Hombre de Vitruvio


Ya hemos avanzado en el contexto histórico que permitió que Leonardo plasmara esta maravillosa obra, que para muchos investigadores solo se trata de un canon de proporción y simetría mucho mejor ¨logrado¨ que sus antecesores por sus conocimientos artísticos. En el Vitruvian podemos advertir que utilizó dos formas geométricas; el cuadrado y el círculo, que histórica y arquetípicamente simbolizaban la Tierra y el Cielo respectivamente, y ubicó al hombre en el centro en un concepto de ¨Humano Puente¨ que conecta lo de ¨arriba con lo de abajo¨, como lo expresa el saber egipcio el Kybalion, basado en esta misma lógica la encontramos en las pirámides de Egipto.

Pero lo que más llamó la atención a quienes estaban familiarizados con este símbolo como vimos más arriba, es descubrir una imagen de un hombre con 4 brazos y 4 piernas… o son 2 hombres distintos que comparten una misma cabeza…? estas son algunas de las preguntas que muchos se hicieron en su momento, cuando vieron por primera vez esta obra de arte. Ahora bien, podemos suponer que solo fue un capricho del maestro, o realmente sí había alguna razón mística de incluir esta información visual, tan subjetiva en la obra, además de las referencias escritas basadas en el libro de Marco Vitruvio incluidas como referencias de proporciones en relación con la naturaleza.

Después de muchos años de estudiar esta obra, comprendí que se trata de un hombre (representando la especie humana) que está en movimiento… una de las primeras claves a comprender entonces, es la necesidad imperiosa de moverse de la zona de confort e interrogar nuestros paradigmas aceptados, aquellos mandatos sociales que sujetan y atrapan en la cárcel de los sentidos, es un mensaje muy similar al mito de la Caverna de Platón… que lo enuncia claramente; quien no se mueve y deja de aceptar las sombras proyectadas en su caverna como supuesta ¨realidad¨ seguirá atrapado... para salir deberá cruzar limites, enfrentar sus miedos y encontrar la puerta de esa cueva así descubrir el Sol, es decir su propia iluminación o despertar espiritual. Fíjense que solo hace falta cambiar las ¨sombras proyectadas en la caverna ¨ por la TV y es el mismo escenario actual de ¨pandemonium¨!!.

Ahora bien, si comparamos las representaciones de otros místicos o artistas sobre el antropocentrismo antes del Vitruvian, podemos notar rápidamente que existen dos figuras geométricas en relación con la figura humana, me refiero al cuadrado y al círculo, ¿Qué significado podemos encontrar en esto?.

Claramente Da Vinci utilizó estas dos formas geométricas; el cuadrado y el círculo, que arquetipicamente simbolizan la Tierra y el Cielo respectivamente, ubicando al hombre en el centro, en un concepto de ¨Humano Puente¨ que conecta lo de ¨arriba con lo de abajo¨, como lo expresa el saber egipcio el Kybalion, un tema que abordé en el Congreso Global de Geometría Sagrada del 2020 en mi ponencia; ¨El Viaje de la Geometría Sagrada¨ presenté ciertas referencias de estas claves, que también podemos encontrar en las pirámides de Egipto, en México, en las contrucción misma de Cuzco y en los templos medievales europeos, los cuales fueron edificados siguiendo este principio redescubierto por Marco Vitruvio como mencioné más arriba. También estas figuras geométricas eran utilizadas en el pasado como información simbólica, permitiendo a los iniciados de las distintas tradiciones y épocas trabajar aspectos de su psiquismo, Carl Jung lo descubrió en los Mandalas y en diferentes símbolos ancestrales, alertando también que no es un juego, como se lo suele utilizar actualmente desde el new age.

A modo de conclusión, podemos comprender en el mensaje de Leonardo, la necesidad imperiosa de salir del ¨cuadrado de las formas¨, siguiendo aquella premisa alquímica, ¨liberar al ser de la materia¨ para recién alcanzar el círculo, en Unidad (no dualidad)… aquello mismo que Jung denominó Self o Sí Mismo, accediendo de esta manera a la Totalidad del Ser, ese Puente el cual te permitirá resonar en tu Camino en Espiral entrando en común-unión con Dios.

Si deseas profundizar más sobre este tema, puedes leer este otro artículo relacionado, clic aquí.


By Christian Franchini
Plublicado el 21 de Mayo del 2020



Comparte este post ;-)